antienvejecimiento-fps-r-2000x1143-77

BIOMOLE C Y DIABETES

Normalmente en la diabetes está incrementado el nivel de estrés oxidativo debido a un aumento en la producción de radicales libres y una reducción en las defensas antioxidantes, lo cual indudablemente está en relación con las complicaciones de los vasos sanguíneos típicamente observables en la diabetes.
 
Múltiples factores se asocian en esta enfermedad, para favorecer la deficiencia de vitamina C que ha podido ser corroborada y se ha publicado en revistas indexadas, en los cuales se ha podido constatar que los niveles sanguíneos son significativamente más bajos que en los grupos de control (Afr J Med Med Sci. 2007 Dec;36(4):335-9).
 
Es importante llamar la atención que los pacientes diabéticos no solamente muestran un muy bajo nivel plasmático de ácido ascórbico, sino que particularmente muestran un alto y significativo nivel de ácido dehidroascórbico, como consecuencia de la situacion fisiopatológica propia de la enfermedad. Se puede afirmar que la suplementación de vitamina C corrige los valores de laboratorio (Metabolism. 1981 Jun;30(6):572-7).
 
En el año de 1996, Price postulaba que un estado permanente de hiperglicemia podría directamente inducir un estado de escorbuto latente, favoreciendo con el paso del tiempo una deficiencia avanzada de vitamina C en los tejidos, lo cual favorece la aparición de desórdenes cardiovasculares especialmente arteriosclerosis como consecuencias de los bajos niveles de vitamina C en la enfermedad y que explicaría muchísimas de las alteraciones crónicas que están relacionadas con la diabetes.
 
Está perfectamente bien demostrado que la glucosa compite con la vitamina C en su captación por parte de la célula y la mitocondria; esto explica porqué los grandes consumos de glucosa se asocian con bajos niveles de vitamina C en la célula. La insulina deficiente en los diabéticos, mejora la captación celular tanto de vitamina C como de glucosa por la célula; Sherry y colaboradores pudieron demostrar como después de la inyección de insulina, disminuye el nivel de vitamina C en plasma pero aumenta la vitamina C en los glóbulos blancos y las plaquetas.
 
La vitamina C es muy similar en su estructura química a la glucosa y las dos emplean el mismo transportador GLUT.
 
Mann demostró que ciertos tejidos sensibles a la insulina pierden vitamina C, y que los pacientes diabéticos generan una especie de escorbuto localizado caracterizado por escasa formación de colágeno local lo cual podía ser más característico en las paredes vasculares. Como consecuencia de la competencia entre la vitamina C y glucosa, la administración de dosis altas de vitamina C logra recuperar los niveles tisulares en los tejidos que se han convertido en deficientes como consecuencia de la patología.
 
Dosis altas de vitamina C con la administración adecuada de insulina previenen la aparición de lesiones micro y macro vasculares. La hiperglicemia no solamente baja los niveles de vitamina C en la sangre, sino que afecta la función renal incrementando la cantidad de vitamina C que se elimina por vía sanguínea, y merma la capacidad del riñón para reabsorber vitamina C, a nivel del túbulo proximal del riñón.
 
El exceso de glucosa en la sangre inhibe otras importantes funciones de la vitamina C dentro de las cuales tendríamos que recalcar el deterioro en la producción de colágeno y de proteoglicanos por parte de los fibroblastos, lo cual incide en la estructura de la matriz extracelular.
 
Se pudo mostrar que la hiperglicemia, agota los niveles de vitamina C contenidos en los monocitos, lo cual directamente afecta la funcionalidad del sistema inmunitario del diabético, por el papel fundamental de esta vitamina en el funcionamiento de los glóbulos blancos.
 
Con respecto a las plaquetas, se encontró que en general presentan menores niveles de antioxidantes como vitamina C y vitamina E, en los pacientes diabéticos (Karpen).
 
La administración de dosis altas de vitamina C, merman la tendencia a la agregación plaquetaria.
 
Los trabajos de Bordia, relacionado a la vitamina C con la actividad fibrinolítica, confirman que mientras los niveles de vitamina C en sangre sean altos, la actividad antitrombótica se mantiene, lo cual nos lleva a entender la importancia de administrar vitamina C como una acción protectora frente al riesgo de trombosis (Microcirculation. 2011 Feb;18(2):152-62).
 
Los niveles insulares de vitamina C son detectados en abundancia en las células endocrinas lo que hace pensar en un papel Cardinal en la producción de hormonas; podría tener una acción de importancia en el paciente diabético al estimular los mecanismos dependientes de insulina. Aunque la respuesta al tratamiento varía entre uno a otro paciente, se ha podido confirmar resultados de importancia terapéutica en pacientes diabéticos al hacer el seguimiento de valores de laboratorio (In Vivo. 1993 Nov-Dec;7(6A):535-42).
 
Los estudios realizados en animales con escorbuto demostró que no metabolizan efectivamente la glucosa como en los animales normales; El contenido de insulina en el páncreas de los animales privados de vitamina C fue únicamente un 25%, pero el metabolismo normal de la glucosa se pudo restaurar después de la administración de vitamina C, lo cual ratifica la importancia de esta vitamina y la síntesis de la insulina. La diabetes y la deficiencia de la vitamina C son dos patologías estrechamente correlacionadas. Estados de pre Diabetes inducidos por escorbuto en animales son totalmente reversibles después de la administración de vitamina C.
 
Los pacientes con diabetes presentan de manera particular enfermedades periodontales avanzadas, una patología que ha sido claramente relacionada con la deficiencia de vitamina C, la cual además está en clara relación con un riesgo incrementado de infarto.
 
La diabetes es uno de los más comunes desordenes metabólicos capaz de causar complicaciones a nivel micro y macro vascular. Debido al papel benéfico de la vitamina C sobre los lípidos sanguíneos y la hemoglobina glicosilada, algunos estudios pudieron demostrar el papel de dosis de vitamina C sobre parámetros específicos de la diabetes donde particularmente se mostró una disminución significativa del azúcar en ayunas, los triglicéridos, la lipoproteína de baja densidad y la hemoglobina glicosilada.
 
Las dosis diarias recomendadas no sería el efecto protector esperado siendo necesario la dosis intravenosa en mayor cantidad. (Indian J Med Res. 2007 Nov;126(5):471-4).
 
Debido a la semejanza de la glucosa y la vitamina C, NO se puede emplear los glucómetros manuales para evaluar la glicemia, pues estos equipos no están en capacidad de diferenciar las dos moléculas y darán por consiguiente un valor falso de hiperglicemia. Se debe utilizar el examen clásico de laboratorio.

SÍGUENOS EN:

UBICACIÓN
Av. Eugenio Espejo # 2410 y Rincón del Valle,
Plaza del Rancho Bloque 2 oficina 303 Vía a Tanda.
Quito - Ecuador

CONTACTO
Email: contacto@biomolec.com
Phone: (593 2) 3957-618 / (593 2) 3957-537